Dpto. Matemática Aplicada a la Ingeniería Industrial
E.T.S. Ingenieros Industriales

Pedro Galán del Sastre
Profesor Titular de Universidad Interino

Sobre el océano

Nota al lector: El presente texto representa únicamente una pequeña reflexión personal sobre la materia. En ningún momento pretende ser un texto científico con rigor, tan sólo unas pequeñas notas a título informativo para aquel a quien pueda interesar.

El océano y las matemáticas

Sobre el océano hay, sin duda, una gran cantidad de cosas que decir. A lo largo de nuestra historia, desde nuestros orígenes, ha jugado un papel fundamental. Aún así, estamos muy lejos todavía de entender, desde el punto de vista de cualquier disciplina científica, todo lo que ocurre en él. Por supuesto, no podemos decir que no hayamos avanzado nada. Nuestros conocimientos a día de hoy estarían dentro del campo de la ciencia ficción para científicos de hace unas décadas. Actualmente se conocen cientos de especies animales y vegetales completamente desconocidas años atrás, se comprende mucho mejor su función dentro del ecosistema marino, e incluso como aprovechan los recursos que el propio océano les brinda. También se conoce gran cantidad de fenómenos de tipo geológico dentro del océano. Y además, se comprenden muchos de los procesos químicos y físicos que suceden en el. Gran cantidad de estos procesos son de importancia para nosotros. Muchos de ellos se producen en interacción con la atmósfera, y por tanto, repercuten de manera decisiva en el clima de prácticamente todo el mundo. Algunos de dichos procesos están muy relacionados con la temperatura, la salinidad o las corrientes del océano. Quizás, el fenómeno más estudiado, y quizás más conocido por la sociedad, se refiere a la Corriente del Golfo (o Gulf Stream como se conoce en inglés).

La Corriente del Golfo es un término que se refiere a una fuerte corriente del Océano Atlántico Norte. Esta corriente procede de aguas cálidas cercanas al ecuador que se van aproximando a la costa este de América Central y que va avanzando hacia el norte por la Península de Yucatán para terminar orientándose hacia el este, pasando entre la Península de Florida y Cuba. Finalmente, esta corriente termina cruzando todo el Océano Atlántico hasta llegar a las costas de las Islas Británicas. Puesto que la procedencia de estas aguas son las latitudes cercanas al ecuador, y por tanto aguas cálidas, la mayoría de los expertos opinan que, sin esta corriente, el clima de las islas Británicas, y posiblemente el de gran parte de Europa, sería mucho más frío. Podemos por tanto agradecer el buen clima de muchas regiones europeas a esta corriente oceánica.

En esta región del Océano Atlántico habría que mencionar otra corriente complementaria a la Corriente del Golfo: la Corriente del Labrador. Procedente de latitudes polares del Océano Atlántico, se desplaza otra corriente junto a la costa este del continente americano en dirección sur. Naturalmente, debido a su procedencia, estas masas de agua son muy frías. Esta corriente termina chocando con la Corriente del Golfo para dirigirse en paralelo a ésta hacia Europa atravesando todo el Océano Atlántico.

En la región en la que ambas corrientes se juntan se produce lo que se denomina una separación de corrientes. El lugar donde se produce esta separación es clave para el clima de la región. Así, en muchas ocasiones hemos podido oír noticias sobre las tormentas de nieve que se producen en ciudades como Nueva York (a veces, hasta tal punto que su puerto se ha paralizado por estar completamente congelado). Si la latitud en la que se encuentra Nueva York es aproximadamente la misma que Madrid, ¿cómo es esto posible? La razón es que la separación entre estas dos corrientes se produce un poco más al sur de Nueva York, y por tanto las aguas que bañan su puerto son de origen polar, y por tanto frías.

Por tanto, ¿qué ocurriría si esta separación de corrientes se produjera un poco más al sur o un poco más al norte? La respuesta no es sencilla, pero cualquiera podría predecir los primeros cambios. Algunos expertos advierten que una posible consecuencia del Cambio Climático podría llevar a una desaparición de la Corriente del Golfo (debido al deshielo del Polo Norte). En ese caso, las costas británicas y europeas dejarían de estar bañadas por aguas tan cálidas con una notable bajada de la temperatura de nuestro continente.

Sin llegar al extremo del alarmismo por el Cambio Climático, sí me gustaría que esto sirviera para reflexionar sobre la importancia que tiene el poder entender lo mejor posible lo que ocurre en el océano.

Anterior | Inicio | Siguiente




Contacto: Dpto. Matemáticas del Área Industrial, E.T.S. Ingenieros Industriales. C/ José Gutierrez Abascal, 2, 28006 Madrid - Spain
Tlfn: (+34) 91 06 77369 / fax: (+34) 91 336 3001 / email: pedro.galan@upm.es